Las prótesis oculares que adaptamos en las clínicas Vistaláser son ojos artificiales con un aspecto muy realista. Son pequeñas obras de arte realizadas de forma artesanal para lograr el mayor parecido posible entre ambos ojos. Si ha perdido un ojo y le interesa esta solución estética, a continuación explicamos las rutinas de mantenimiento y la duración de una prótesis ocular.

Limpieza y mantenimiento de prótesis oculares

Hay prótesis de diferentes tipos y cada una de ellas está totalmente personalizada, por tanto a cada paciente se le dan unas instrucciones individualizadas para que sepa cómo debe realizar la limpieza y mantenimiento de prótesis oculares y con qué frecuencia. Si las cuidamos bien nos pueden durar mucho tiempo sin ocasionar molestias.

Por lo general, la limpieza se hace con solución salina o agua mineral y un jabón especifico que elimine las impurezas y los depósitos de proteínas. Primero debemos lavarnos bien las manos, ya que la limpieza la realizamos frotando con los dedos, al terminar simplemente enjuagamos con más solución salina o agua mineral.

Las prótesis oculares no hay que secarlas tras la limpieza, simplemente se enjuagan y a continuación se colocan en la cavidad ocular. Si nuestro día a día se desarrolla en ambientes secos o con aire acondicionado es conveniente lubricar la prótesis. Para la limpieza y enjuague nunca debemos emplear agua de grifo, pues contiene gran cantidad de microorganismo que podrían producir alguna infección.

Jamás debemos utilizar productos abrasivos como acetona, alcohol, amoniaco o lejía para efectuar la limpieza. Estos productos son buenos desinfectantes pero en este caso podrían deteriorar la superficie de la prótesis ocular.

Revisiones y renovación de prótesis oculares

Las prótesis oculares son elementos delicados que colocamos en una zona sensible, por tanto se recomienda revisarlas cada seis meses. En consulta el optometrista puede llevar a cabo una revisión completa, tanto de la cavidad ocular como del estado de la prótesis. Además aprovechamos para llevar a cabo una limpieza y esterilización exhaustiva.

No obstante, si en cualquier momento observa alguna secreción, nota molestias o incluso dolor, debe acudir cuanto antes a la clínica oftalmológica. Si en la revisión periódica detectamos alguna irritación o secreción se lo haremos saber y le administraremos un tratamiento. Portar una prótesis ocular debe ser una experiencia confortable.

El tiempo de renovar una prótesis ocular varía en cada caso porque depende de diversos factores. Uno de los más importantes es el mantenimiento, requiere de constancia y el empleo de los productos adecuados. Si descuidamos la limpieza y el mantenimiento sin duda acortaremos su vida útil.

Si hacemos las cosas bien y acudimos a las revisiones programadas por el optometrista la prótesis ocular puede durar tres o cuatro años. Tras este periodo de tiempo puede que la pieza siga en buen estado aparentemente, sin embargo el material se vuelve poroso y esto no es bueno porque puede albergar microorganismos y resto proteicos. Además la cavidad orbitaria suele cambiar y la prótesis ya no se adapta tan bien como al principio.