Control de la miopía en niños

/, Destacado/Control de la miopía en niños

El control de la miopía en niños se realiza entre los 7 y 17 años, que es el periodo en el que suele crecer la miopía. En este artículo explicamos los diferentes métodos que utilizamos en las Clínicas Vistaláser: lentes de contacto de uso nocturno, lentes de contacto blandas especiales y tratamientos farmacológicos.

La importancia de frenar la miopía

El estilo de vida actual está propiciando el desarrollo de la miopía: se pasa menos tiempo al aire libre y se hace un uso intensivo de la visión de cerca. Probablemente en las próximas décadas la mayoría de la población mundial sea miope si no modificamos estos patrones de comportamiento.

La miopía es un problema de desarrollo que afecta a la visión de lejos. Si el ojo crece en exceso la imagen se enfoca antes de llegar a la retina. Como consecuencia el paciente tiene una visión borrosa de los objetos a cierta distancia.

El problema de la miopía no se limita al hecho de llevar gafas o lentillas para ver nítido. El ojo miope tiene mayor riesgo de sufrir ciertas patologías oculares.

En el caso de miopías altas o de rápido crecimiento el riesgo de dispara, de hecho también se define como miopía patológica. Cuando se tienen más de 6 dioptrías se sufren mayores discapacidades visuales. Además aumenta notablemente el riesgo de patologías graves como: desprendimiento de retina, maculopatías, glaucoma y retinopatía miópica. Es por tanto importante evitar que la miopía se desarrolle hasta graduaciones altas y así reducir significativamente el riesgo de sufrir en edad adulta alguna de las patologías mencionadas antes.

Tratamientos para el control de la miopía en niños

Para controlar la miopía en niños contamos con un conjunto de tratamientos que logran frenar o ralentizar al máximo su desarrollo. No existe una única solución, cada paciente debe ser evaluado por el oftalmólogo para seguir un tratamiento personalizado.

Desde los 7 años hasta el comienzo de la adolescencia encontramos casos en los este problema refractivo se desarrolla muy rápido. El objetivo del tratamiento será evitar que el paciente alcance una miopía magna y se quede por debajo de las 6 dioptrías.

Basándonos en la evidencia científica, existen varios métodos para frenar el aumento de la miopía en niños:

1. Lentes de contacto de uso nocturno

Las lentillas para dormir o lentillas pijama son unas lentes de contacto de uso nocturno. El paciente se las pone para dormir y su función es moldear la córnea para aplanar la zona central.

Este método se conoce como ortoqueratología y emplea unas correcciones ópticas llamadas lentillas Orto K. Son unas lentes de contacto cuyo diseño permite modificar el epitelio corneal, de manera que al paciente disfruta de una reducción de la miopía durante el día.

No ocasiona molestias y se siente como una lentilla convencional. Se suele utilizar con niños a partir de seis años de edad y ayuda a frenar el desarrollo de miopía eficazmente.

2. Lentes de contacto blandas especiales

No se deben confundir con las lentillas blandas tradicionales. Son unas lentes de contacto blandas especiales para el control de miopía que deben ser adaptadas por especialistas en optometría.

Su función es producir un efecto en la formación de las imágenes (parecido al que produce la Ortoqueratologia) que actúa ralentizando el aumento de graduación.

3. Tratamientos farmacológicos

La atropina se utiliza en oftalmología con diferentes fines: para dilatar la pupila, para paralizar la acomodación y para frenar el aumento de la miopía.

Hay multitud de estudios que han demostrado la eficacia de la atropia para frenar el desarrollo de la miopía. Uno de los más recientes publicados por la Academia Americana de Oftalmología es de enero de este año, se titula Las gotas de atropina controlan eficazmente la progresión de la miopía.

Los autores llevaron a cabo un ensayo aleatorio, controlado con placebo y con doble ciego en 438 niños (de 4 a 12 años de edad) con miopía de al menos -1,0 D y astigmatismo de -2,5 D o menos. Después de un año las gotas oculares de atropina al 0,05%, 0,025% y 0,01% lograron reducir la progresión de la miopía. Todas las concentraciones fueron bien toleradas sin efectos adversos sobre la visión. De las 3 concentraciones utilizadas, la atropina al 0,05% fue la más efectiva para controlar la progresión del equivalente esférico y la elongación de la longitud axial.

Estos tratamientos se pueden usar de manera independiente o combinarse según el criterio del equipo de oftalmólogos y optometristas. En las Clínicas Vistaláser ofrecemos todos estos tratamientos de control de la miopía en niños en Málaga, Marbella y Granada.

Por último, debemos recordar que hacer deporte y actividades en exterior es muy importante en el desarrollo infantil. Existe abundante evidencia científica que confirma que también contribuye a un menor desarrollo de la miopía y potencia la agudeza visual lejana.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
2019-08-27T09:51:13+02:00 1 abril 2019|

Solicitar información o cita

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.