Alergia otoñal y picor de ojos

//Alergia otoñal y picor de ojos

A medida que avanza el otoño bajan las temperaturas y llegan las lluvias. El cambio de temperaturas hace que muchas personas se resfríen, pero no debemos confundir el resfriado común con la alergia otoñal. Los síntomas pueden ser parecidos, pero como explicamos a continuación el tratamiento es distinto.

Qué es la alergia otoñal

La alergia otoñal se debe principalmente a los ácaros y los hongos. Son alérgenos perennes, están presentes todo el año, pero durante ciertos meses su presencia aumenta.

En verano se mantienen a raya porque las altas temperaturas reducen la humedad. En cambio al llegar el frío y las lluvias proliferan. La alergia otoñal no es tan intensa como la primaveral, aunque también hay plantas (por ejemplo las amarantáceas) cuya época de polinización es el otoño.

Las personas sensibles a estos alérgenos al llegar el otoño vuelven a experimentar síntomas como picor de ojos, congestión nasal o moquillo y estornudos. Debemos estar atentos a los síntomas para detectar si estamos sufriendo alergia o hemos pillado un resfriado. En caso de duda lo mejor es acudir al médico, si tu problema está en los ojos en las clínicas Vistaláser de Málaga, Marbella y Granada te podemos echar un vistazo.

Síntomas de alergia otoñal

La alergia otoñal produce principalmente síntomas como picor de ojos y nariz, ojos llorosos, moquillo, congestión nasal, tos o estornudos. De hecho es una época en la que se produce un pico importante de rinoconjuntivitis. Además se pueden tener síntomas de asma como por ejemplo sensación de fatiga o pitidos en el pecho. Es conveniente prestar atención y acudir al médico si los síntomas no remiten para evitar complicaciones respiratorias y oculares.

Lo que diferencia el resfriado de la alergia es que se trata de un proceso infeccioso. En la mayoría de los casos se trata de un virus que afecta a la mucosa nasal y la faringe. Como consecuencia la mucosidad será espesa y de color amarillento o verdoso. Cuando se trata de una alergia la mucosidad es transparente y líquida. Otra diferencia es que los síntomas de resfriado son constantes a lo largo del día, los de alergia remiten cuando no estamos expuestos al alérgeno. Además en caso de resfriado los síntomas mencionados suelen ir acompañados de fiebre, las alergias en cambio no suelen producir fiebre.

Tratamiento de la alergia otoñal

En primer lugar se recomienda recudir la exposición a estos alérgenos, evitarla si es posible. Como medidas ambientales en caso de alergia a los ácaros y los hongos, se recomienda: ventilar la casa, reducir la humedad colocando deshumidificadores y mantener una temperatura moderada por debajo de los 24 grados. Además es bueno limpiar a menudo para evitar la acumulación de polvo y prescindir del mobiliario y la decoración que lo acumule como por ejemplo las alfombras.

En caso de experimentar síntomas de alergia es conveniente acudir al alergólogo. Si el picor de ojo no remite o experimentamos otras molestias oculares también debemos acudir al oftalmólogo, ya que se puede tratar de una conjuntivitis alérgica. Es una enfermedad que se suele asociar a la rinitis alérgica, como hemos comentado, produce: enrojecimiento, lagrimeo, picor o escozor ocular.

Por lo general los especialistas tratan la rinoconjuntivitis con antihistamínicos y corticoides tópicos nasales. Si además hay síntomas de asma se suele recetar broncodilatadores inhalados. El tratamiento siempre deberá ser individualizado y bajo prescripción médica. Si año tras año se sufre con la llegada de la primera y el otoño conviene plantearse las vacunas para la alergia.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
2018-10-29T13:33:39+00:00 29 octubre 2018|

Solicitar información o cita

No deseo que mis datos se utilicen para el envío de noticias u ofertas

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.