Detectar el Alzheimer con un examen ocular

//Detectar el Alzheimer con un examen ocular

Nunca nos cansaremos de repetirlo, acudir al oftalmólogo para las revisiones oculares anuales es muy importante. Muchas personas todavía lo desconocen, pero al examinar la superficie y el interior del globo ocular podemos detectar muchas patologías. ¿Sabías que por ejemplo se está intentando detectar el Alzheimer con un examen ocular?.

Muchas enfermedades causan síntomas en los ojos antes de manifestarse en otras partes del cuerpo. Nos referimos a problemas serios como un ictus, un cáncer o una enfermedad neurológica. Las estructuras del globo ocular son tan complejas y sensibles que cualquier alteración puede aportarnos pistas.

Es raro hacerse un escaner cerebral cada año, sin embargo un análisis de sangre y un examen ocular completo pueden ser muy útiles. Muchísimas enfermedades que revisten mayor o menor gravedad se puede coger a tiempo. De hecho es habitual que a la consulta de los endocrinos, neurólogos, oncólogos y otras especialidades lleguen pacientes derivados por el oftalmólogo.

Miles de investigadores trabajan actualmente en diferentes proyectos buscando vínculos entre ciertos problema oculares y el riesgo de Alzheimer u otras variantes de demencia. A nadie se le escapa que la media de edad de la población mundial va en aumento y nadie quiere sufrir demencia.

Por ahora sabemos que un problema frecuente como las cataratas no parece tener relación con el desarrollo de demencia. Sin embargo se sigue investigando sobre la posible relación con el glaucoma, la degeneración macular asociada a la edad o la retinopatía diabética. Se sospecha que estas tres enfermedades y el desarrollo de demencia pueden tener una causa común. Entre otras razones porque todas están relacionadas con enfermedades cardiovasculares.

Las enfermedades cardiovasculares afectan a los ojos

A menos que uno tenga unos ciertos conocimientos sobre oftalmología, lo normal es desconocer que el globo ocular está muy irrigado. Desde fuera se ve tan blanco que no lo parece, pero justamente la capa más interna de la esclerótica, llamada Fusca, contiene abundantes vasos sanguíneos. La retina en el fondo del ojo también cuenta con un gran número de vasos sanguíneos y con la arteria retiniana.

Por tanto es lógico pensar que muchas enfermedades cardiovasculares van a afecta a los ojos de una u otra manera. Veamos algunos ejemplos:

  • La Degeneración Macular Asociada a la Edad a lo largo del tiempo se ha asociado con diversas enfermedades cardíacas. Esta patología produce una descomposición de la mácula, una parte de la retina responsable de la visión central fina.
  • El Glaucoma se ha relacionado con la hipertensión arterial, la diabetes y la mala circulación sanguínea. Esta afección se debe a un aumento de la presión en el ojo que puede llevar a la pérdida de la visión.
  • La Retinopatía Diabética como su nombre indica está ligada a la diabetes. Tanto los endocrinos como los oftalmólogos tienen claro que existe un fuerte vínculo entre la diabetes y los problemas cardiovasculares que acaban desencadenando problemas visuales serios. El paciente con diabetes cuando tiene altos niveles de azúcar en la sangre puede sufrir daños en los vasos sanguíneos de la retina.

Estudio sobre enfermedades oftalmológicas y riesgo del Alzheimer

Uno de los estudios más recientes sobre enfermedades oftalmológicas asociadas a un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer se publicó a principios de 2019 en Alzheimer’s & Dementia1. El objetivo de la investigación era mejorar el cribado y entender mejor qué personas presentan mayor riesgo.

En esta ocasión los investigadores se enfocaron en 3.800 participantes de un estudio anterior2. Por enfermedades, los autores del estudio encontraron que:

  • Las personas con Degeneración Macular Asociada a la Edad tenían un 20% más de probabilidades de desarrollar demencia en comparación con las personas que no tenían la enfermedad ocular.
  • Los participantes con un diagnóstico reciente de glaucoma, pero no los participantes con una enfermedad establecida, tenían un índice 44% más alto de demencia.
  • Las personas con retinopatía diabética eran 44% más propensas a desarrollar demencia que las que no la padecían.

Aunque estos hallazgos muestran una relación entre ciertas enfermedades oculares y los riesgos de demencia no debemos alarmarnos. De hecho no está claro por qué hubo una diferencia entre las personas con enfermedad nueva o existente. Será necesario realizar más investigaciones, aunque está claro que los exámenes oculares pueden ser tremendamente útiles.

Otras formas de detectar el Alzheimer con un examen ocular

Como hemos comentado hay muchos equipos de investigación dedicados a la detección temprana del Alzheimer. Otro estudio3 muy interesante publicado en la revista Ophthalmology Retina hace pocos meses ha querido evaluar la posibilidad de usar la tomografía de coherencia óptica para su detección.

La OCT es una prueba de imagen que realizamos continuamente en las clínicas oftalmológicas. Este instrumento nos permite analizar el fondo del ojo y detectar cualquier alteración en la retina y el nervio óptico. La posibilidad de usar una herramienta tan habitual con estos fines sería muy práctico y beneficioso para evaluar la salud cerebral de los pacientes.

Los investigadores del Eye Center de Duke en Durham (Carolina del Norte, EEUU) analizaron los cambios en el tejido cerebral propios del deterioro cognitivo y relacionados con el Alzheimer. Posteriormente quisieron ver si dichos cambios se reflejaban de alguna manera en la retina.

En dicho estudio se analizaron y compararon las retinas de 39 participantes con Alzheimer y 37 con Deterioro cognitivo leve frente a un grupo de control de 133 personas sanas.

En las conclusiones los investigadores indican que los participantes con Alzheimer mostraron una reducción significativa de la densidad vacular macular, la EP y el grosor de la GC-IPL en comparación con el DCL y los controles. Los cambios en la microvasculatura retiniana pueden reflejar cambios cerebrovasculares en los vasos sanguíneos pequeños de la EA.

Los participantes de Alzheimer mostraron una reducción significativa en la densidad de los vasos maculares, la densidad de perfusión y el grosor de la capa plexiforme del ganglio macular dentro de la célula comparado con los otros participantes. Por tanto los cambios microvasculares en la retina podrían reflejar cambios en los pequeños vasos sanguíneos de la enfermedad de Alzheimer.

Hoy por hoy la enfermedad de Alzheimer no tiene cura, pero una detección precoz permite trabajar en las medidas preventivas. El objetivo con estos pacientes sería retrasar la aparición de la enfermedad o frenar su evolución en la medida de lo posible.

  1. Cecilia S. Lee. Asociaciones entre afecciones oftalmológicas recientes y establecidas y riesgo de enfermedad de Alzheimer. Alzheimer’s & Dementia. 2019 Jan;15(1):34-41. doi: 10.1016/j.jalz.2018.06.2856. Epub 2018 Aug 8. [PubMed]
  2. Montine, J., Montine, T.J., Sonnen, J.A., Montine, K.S., Crane, P.K., and Larson, E.B. Adult changes in thought study: dementia is an individually varying convergent syndrome with prevalent clinically silent diseases that may be modified by some commonly used therapeutics. Curr Alzheimer Res. 2012; 9: 718–723. [PMC]
  3. Yoon SP1, Grewal DS1, Thompson AC1, Polascik BW1, Dunn C2, Burke JR2, Fekrat S3. Retinal Microvascular and Neurodegenerative Changes in Alzheimer’s Disease and Mild Cognitive Impairment Compared with Control Participants. Ophthalmology Retina. 2019 Jun;3(6):489-499. doi: 10.1016/j.oret.2019.02.002. Epub 2019 Mar 11.dit
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
2019-06-18T13:17:59+02:00 18 junio 2019|

Solicitar información o cita

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.