La implantación de lentes intraoculares ICL es una solución excelente para corregir la miopía, hipermetropía y astigmatismo. De hecho, está comprobado que ofrecen una calidad óptica superior a la cirugía láser en pacientes con altas graduaciones. A continuación detallamos el precio de las lentes intraoculares ICL y sus principales ventajas.

Es cierto que actualmente la mayoría de cirugías refractivas se realizan con láser. Es una opción más barata y permite corregir un buen rango de dioptrías. Sin embargo, algunos pacientes no son aptos para la cirugía refractiva láser, principalmente por tener una graduación demasiado elevada o escaso espesor corneal.

En tales casos, el implante de lentes intraoculares ICL es su única opción si no desean usar gafas ni lentillas. Este tipo de lentes fáquicas van destinados a pacientes jóvenes con menos de 40 o 45 años. La operación consiste en introducir la lente por una pequeña incisión de poco milímetros. Una vez dentro el cirujano la despliega entre el iris y el cristalino en una cirugía breve y con una recuperación muy rápida.

Ahora bien, si ya tienes problemas de vista cansada la solución sería otro tipo de lente intraocular. Una lente que reemplaza al cristalino y te permite ver bien a todas las distancias, se llaman lentes pseudofáquicas multifocales.

¿Cuál es el precio de las lentes intraoculares ICL?

El precio de las lentes intraoculares ICL varía dependiendo del problema refractivo que se deba corregir. Si sólo se necesita corregir miopía o hipermetropía el tratamiento cuesta 1.990 euros por ojo. Si es preciso corregir astigmatismo se debe implantar una lente ICL tórica que es más compleja y más cara, cuesta 2.950 euros por ojo.

Si el paciente lo desea, se puede financiar el coste de la cirugía en cómodos plazos.

Ventajas de las lentes intraoculares ICL

Su principal beneficio es proporcionar la mayor calidad visión a los pacientes con altas graduaciones. Si con lentillas ves mejor que con gafas, con lentes intraoculares verás aún mejor sin el riesgo de sufrir sequedad ocular. Además estas son las principales ventajas de las lentes intraoculares ICL:

  • Se fabrican con colámero, un material biocompatible que funciona en armonía con los ojos y protege de los ultravioleta.
  • Se integra con tu sistema visual, a diferencia de los tratamientos con láser, no eliminamos tejido, simplemente intercalamos una lente para que tengas una visión nítida.
  • No se ven a simple vista, al estar detrás del iris la gente no se dará cuenta que tienes una lentes implantadas.
  • Te pueden solucionar varios problemas refractivos: miopía con astigmatismo o hipermetropía con astigmatismo.
  • Se usa anestesia local con gotas, por tanto el paciente permanece despierto pero relajado gracias a un sedante que le administramos.
  • Una cirugía breve y una rápida recuperación: unos 20 minutos en quirófano y puedes disfrutar de una excelente visión tras la intervención.
  • Es un tratamiento reversible, si fuera necesario en un futuro, la lente se puede reemplazar o retirar.
  • Puedes volver a trabajar 24 o 48 horas después de la operación y realizar cualquier actividad que no implique riesgo de sufrir un golpe.

Si quieres más información sobre las lentes ICL, contacta con tu clínica Vistaláser más cercana. Estamos en pleno centro de Granada, Málaga y Marbella.